En el estadio Azadi de Teheràn (Irán) caben más de 80.000 personas, lo que le convierte en uno de los estadios más grandes del Mundo. Sin embargo cuenta con un área que no se puede ver en otros estadios de fútbol: una comisaria con celda.

Hace algunos años que el régimen  iraní instaló las dependencias policiales dentro del estadio para encarcelar a quienes acudan al campo y no sean capaces de respetar las normas establecidas. En esa celda suelen acabar los que insultan a los árbitros o los que se pelean dentro del estadio. Pero también acaban detrás de esos barrotes muchas mujeres que acuden al campo con el objetivo de ver el partido, algo prohibido para las féminas en el rígido sistema iraní. Pero, ¿si no pueden entrar al campo como puede ser que las chicas acaben encerradas en una comisaria que se encuentra dentro del estadio? La respuesta es fácil. Las mujeres iraníes acuden al estadio disfrazadas con barbas, pelucas y ropas masculinas y algunas tienen suerte y han sido capaces de ver partidos enteros. A otras la fortuna les dio la espalda y acabaron en la celda y con una multa.

Afortunadamente parece que algo está empezando a cambiar en Irán. Las múltiples protestas, la presión internacional y la denuncia de películas como Offside, de Jafar Panahi, están consiguiendo que el régimen iraní se planteé la posibilidad de permitir la entrada de las mujeres a los estadios. Una muestra de ese aperturismo fue el anuncio de Irán de permitir a las féminas la entrada al estadio Azadi para ver los partidos de la selección en el Mundial de Rusia a través de pantallas gigantes. En el estreno mundialista en el que los de Carlos Queiroz se impusieron a Marruecos no se permitió la entrada de las chicas al estadio iraní, en lo que fue un nuevo paso atrás. Pero en el segundo encuentro, el que disputan este martes ante la selección española, parece que si van a permitir a las mujeres ver un partido de fútbol sin problemas en el estadio Azadi. De momento les han vendido entradas y solo cuando el balón eche a rodar se podrá saber si el régimen iraní es fiel a su palabra o no.

El hecho que Irán empiece a plantearse el permitir a las mujeres entrar a un campo de fútbol es una noticia positiva, aunque solo cuando sea definitivo será  el momento de celebrar que en la comisaria del estadio Azadi ya no se encierra a mujeres por el hecho de ir a presenciar un partido de fútbol.

Share Button