Cuando en 2016 Portugal se proclamó campeona de la Eurocopa de Naciones gracias a un tanto de Ederzito Antonio Macedo Lopes Éder pocos podían imaginar que apenas dos años después el héroe luso quedará relegado al olvido y no fuera parte del combinado ibérico en el Campeonato del Mundo de Rusia.

El futbolista de Guinea-Bisáu se formó en equipos de su país hasta que lo fichó el Académica de Coimbra portugués, equipo con el que debutó en la Primera Liga en 2008. Durante varias temporadas defendió la camiseta del conjunto académico, club con el que conquistó la Copa de Portugal en 2012. Su buena temporada le abrió las puertas del Sporting de Braga que ese mismo curso disputaría la Liga de Campeones. Su primera temporada en Braga transcurría de forma brillante ya que anotó 13 goles en 18 partidos antes de sufrir una lesión en los ligamentos en el mes de marzo que le obligó a parar el resto de la temporada.

Durante la temporada 2013-2014 Éder no pudo brillar, apenas tres goles en toda la campaña y una lesión que le mantuvo lejos de los terrenos de juego entre diciembre y abril. Esto no fue óbice para que fuera seleccionado para disputar el Mundial de 2014 con Portugal. En la siguiente temporada volvió a firmar unos buenos números, 10 goles en 29 partidos en Liga y 3 tantos en 6 choques en Copa le valieron para fichar por el Swansea City de la Premier League por 5 millones de euros. Apenas fue titular en cuatro partidos y participó en otros 11, aunque siempre menos de veinte minutos, durante sus primeros seis meses en Gales. Pese a sus pobres números, Éder tenía buen cartel y acabaría siendo cedido al Lille francés en la segunda parte de la temporada. Con los galos consiguió anotar 6 goles en 13 partidos, algo que le valió para que el Lille se lo comprara al Swansea por 4.5 millones de euros y para que formara parte de la selección de Portugal en la Eurocopa de Francia.

El torneo celebrado en tierras galas fue el punto álgido de su carrera. Éder fue el autor del tanto que permitió a la selección portuguesa proclamarse campeona. Un héroe nacional en el país ibérico. Pero fue tras ese tanto cuando la fortuna dio la espalda al atacante nacido en Guinea-Bisáu. Tras la Eurocopa, Éder regresó al Lille donde le esperaba su nuevo técnico, Marcelo el Loco Bielsa, quién apenas contó con él  durante el curso futbolístico. Un año casi en blanco que le privó de estar en la Copa Confederaciones disputada el verano pasado.

Tras ese mal año, Éder buscó salir del Lille y lo consiguió en forma de cesión al Lokomotiv de Moscú donde coincidiría con Jefferson Farfán, otro futbolista que en el cuadro moscovita parecer haber recuperado su mejor versión. Y ha sido en Rusia donde el delantero ha vuelto a ser protagonista ya que ha participado en 28 partidos del Lokomotiv de Moscú anotando cuatro tantos, incluyendo el gol que permitió a los moscovitas alzar la Premier League rusa por primera vez en catorce años. Sin embargo ese logró no ha sido suficiente para que Fernando Santos le reservara un sitio entre los 23 elegidos de Portugal para el Mundial de Rusia. Pareciera que en el país luso ya se han olvidado del gran héroe de la Eurocopa de 2016.

Share Button