Los comienzos en el mundo del fútbol son difíciles y en muchos casos sorprendentes, como el caso del prestigioso técnico portugués André Villas Boas y su exitoso periplo en un exótico país.

André Villas Boas pasa por ser uno de los entrenadores de mayor prestigio en el panorama futbolístico. Y no es para menos, no en vano y a pesar de su juventud (37 años) ya tiene un palmarés lo suficientemente amplio como para tener ganado el respeto y admiración del mundo del fútbol. Siempre comparado con su compatriota José Mourinho, de quien fue asistente durante su etapa en el Oporto, Villas Boas ha entrado a equipos de primer nivel como el Académica de Coimbra, Oporto, Chelsea, Tottenham o Zenit de San Petesburgo y ha sido capaz de conquistar títulos de Liga y Copa y hasta una Europa League, siendo el entrenador más joven en lograrlo.

Sin embargo estos éxitos no son los únicos que el técnico ha logrado en su carrera. De hecho algunos de sus mejores avances apenas tienen reconocimiento internacional o al menos no el reconocimiento que merecerían. Y es que con solo 21 años André Villas Boas fue parte importante del equipo responsable del fútbol en las Islas Vírgenes Británicas logrando algunos de los mejores resultados de esta modestísima selección en su historia.

De la mano del entrenador portugués el combinado de esta isla de apenas veintidós mil habitantes alcanzó su mejor ránking clasificatorio desde que es miembro de la FIFA, el 161 del mundo. Villas Boas había sido contratado para llevar las riendas de los equipos de la base aunque rápidamente comenzó a entrenar con el equipo senior y fue capaz de dirigirlo en los dos encuentros que las Islas Vírgenes Británicas disputaron en la fase clasificatoria para el  de Japón y Corea ante Bermuda, ante quien cayeron por 1-5 en el Sherly Ground de Road Town, mientras que fueron doblegados por 9-0 en Hamilton. A pesar de esos resultados, en algunos partidos amistosos y clasificatorios para la Copa Caribe, y bajo la influencia de Villas Boas, las Islas Vírgenes Británicas lograron resultados positivos y victorias de mérito dentro del contexto de su fútbol (como un 1-2 ante Puerto Rico) y alcanzaron su mejor momento clasificatorio en el ránking FIFA.

Tal vez ese puesto 161 suene a muy poco, pero la realidad es que fue algo muy positivo, sobretodo si tenemos en cuenta que actualmente ocupan el puesto 194 del mundo y que en la fase de clasificación para el Mundial de Brasil cayeron derrotados ante la República Dominicana (17-0) y Dominica (0-10) , de ahí que aquellos modestos éxitos de los Nature Boys a principios del presente siglo fueran, en parte, culpa de aquel joven André Villas Boas, quien, sin saberlo abrió las puertas de modestas selecciones a jóvenes técnicos que estén empezando a entrenar, como ocurre actualmente con Drew Sherman, responsable de las Islas Cook y quien sabe si no el próximo André Villas Boas.

Share Button