El Mundial de Rusia será el segundo en el que la selección de Senegal tome parte tras casi dos décadas de ausencia. Hasta la fecha los Leones de la Teranga solamente habían disputado el Campeonato de 2002 celebrado en Japón y Corea del Sur, un torneo inolvidable para el país africano.

El inicio del siglo XXI supuso el despertar del balompié senegalés. El subcampeonato en la Copa Africana de Naciones en 2002 y la histórica clasificación para el Mundial de Japón y Corea del Sur así lo atestiguan. Fue precisamente este último torneo en el que los africanos maravillaron al mundo entero. Primero con la fase clasificatoria en la que primero se impusieron a Benín  (1-0) en una eliminatoria a ida y vuelta en la que tuvieron que sufrir de lo lindo. Tras aquella primera ronda, Senegal fue ganando en confianza y eso que tuvo que afrontar una fase de grupos realmente terrible junto a Marruecos, Egipto, Argelia y Namibia. Los primeros partidos no fueron demasiado positivos ya que Senegal igualó ante Argelia (1-1), Egipto (0-0) y Marruecos (0-0) antes de conseguir dos goleadas que lanzaron su candidatura a todo, primero a Namibia (4-0) y a continuación a Argelia (3-0). La visita a Egipto les bajó de la nube ya que cayeron por la mínima (1-0) y la clasificación al Mundial se complicó. El choque clave fue en la penúltima jornada, cuando los Leones de la Terenga doblegaron a Marruecos (1-0). A falta de un partido Senegal tenía 12 puntos, los mismos que Egipto y estaba a 3 de la selección marroquí, que además tenía que descansar en la jornada decisiva. Egipto no pudo pasar del empate ante Argelia y Senegal tuvo en su mano clasificarse para el Mundial. Si ganaba en Namibia estaría en Japón y Corea. Los senegaleses se exhibieron y golearon por 0-5 al débil cuadro namibio y certificaron su primera presencia en una fase final de un Mundial.

El estreno mundialista fue terrible para Senegal ya que se tenía que medir a Francia, que llegaba a la cita como vigente campeona del Mundo y de Europa. Un tanto de Bouba Diop a la media hora de partido permitió a los Leones de la Terenga sorprender a los galos y conseguir uno de los resultados más sorprendentes en la historia de los Mundiales. El triunfo ante los franceses puso el foco en el conjunto africano que en la segunda jornada fue capaz de sumar un punto ante Dinamarca. Y eso que el choque ante los daneses no arrancó bien ya que Jon Dahl Tomasson, de penalti, adelantó a los europeos a los quince minutos, pero Senegal se repuso y fue capaz de igualar el choque en el último minuto con un gol de Khalilou Fadiga. Además los resultados en los otros partidos le habían acompañado y en la última jornada necesitaban un punto para lograr la gesta y alcanzar los octavos de final. Senegal volvió a sorprender al mundo ofreciendo una primera parte espectacular ante una Uruguay a la que barrió del césped. Fadiga, de penalti, y Bouba Diop, en dos ocasiones, pusieron un 3-0 que acercaba a Senegal a los octavos de final. En la segunda parte Uruguay apretó de valiente y fue capaz de igualar el choque con goles de Morales, Forlán y Recoba, este de penalti. A pesar de los intentos charrúas el empate a 3 sería inamovible y los africanos, en su primer mundial, estaba entre los 16 mejores del campeonato.

En los octavos de final Senegal se vio las caras con una Suecia que acudía a la cita con la intención de hacer algo grande. En apenas 11 minutos los suecos tomaron ventaja en el marcador gracias a un tanto de Henrik Larsson. Nuevamente los Leones de la Terenga se repusieron y fueron capaces de igualar el choque por medio de Henri Camara antes del descanso. En la segunda parte ambos equipos buscaron el tanto que les clasificara para los cuartos de final pero este no llegó y se tuvo que disputar una prórroga. Durante los treinta minutos extra se produjo el enésimo milagro senegalés, que sorprendió a Suecia y alcanzó la antepenúltima ronda del torneo gracias a un nuevo gol de Henri Camara en la primera parte de la prórroga. En cuartos de final Senegal se vio las caras con Turquía. El choque fue muy parejo y ambos equipos pudieron llevarse el triunfo, aunque el 0-0 fue inamovible y el choque acabó en la prórroga. En esta ocasión la suerte cayó del lado de los europeos que lograron imponerse por 0-1 gracias a un gol de Mansiz a los cinco minutos del inicio del tiempo extra.

Será difícil que Senegal pueda realizar un torneo como el que realizó en aquella ocasión, pero los Leones de la Terenga acuden a Rusia con la intención de repetir aquella experiencia que ha quedado guardada en la retina de los aficionados al fútbol.

Share Button