Ser seleccionador de Arabia Saudí parece ser una profesión de riesgo en los tiempos actuales ya que desde el año 2015 hasta seis entrenadores diferentes pasaron por el puesto. Y la cifra puede aumentar si, tal y como dicen algunos rumores, Juan Antonio Pizzi deja su cargo al final del Mundial de Rusia.

Pocos se podían imaginar que tras la salida de Fran Rijkaard de la selección de Arabia Saudí en 2013 iban a llegar tiempos tan convulsos para los hijos del desierto. Tras la marcha del técnico holandés en agosto de 2013, fue el rumano Cosmi Olaroiu quien se hizo cargo del equipo de forma interina hasta que se pudiera oficializar la llegada de un nuevo seleccionador. La interinidad finalizó en marzo de 2015 cuando el saudita Faisal Al Baden tomó las riendas de la selección con el objetivo a medio plazo de clasificarla para el Mundial de Rusia. Su periplo no fue demasiado largo. Apenas cinco meses después, en agosto, dejó su cargo al frente del equipo nacional de su país.

Arabia Saudí inició entonces un proceso de renovación tanto de la selección como de la implantación del fútbol en el país y alcanzó acuerdos con diferentes federaciones y competiciones, como la LFP de España que hizo que esta misma temporada varios futbolistas sauditas tuvieran ficha con algunos equipos de la Primera y Segunda División, aunque apenas tuvieron minutos para demostrar sus cualidades. Mientras tanto, la selección no acababa de alcanzar la tranquilidad necesaria y tras la salida de Al Baden se produjo la llegada de Bert Van Marwijk. El holandés, subcampeón del Mundo con Holanda en 2010, realizó un buen trabajo al frente de los hijos del desierto ya que en los 20 partidos que estuvo al frente solo sumó tres derrotas. A pesar de clasificar a Arabia Saudí para el Mundial, el holandés dimitió por discrepancias con los miembros de la Federación, quienes decidieron sustituirle por el argentino Edgardo Bauza. El argentino, que durante 2017 entrenó a las selecciones de Argentina y Emiratos Árabes así como a la de Arabia Saudí, apenas duró dos meses en el cargo. Cinco partidos fueron los que estuvo al frente y logró dos triunfos (2-0 ante Letonia y 5-2 ante Jamaica) y cayó derrotado en tres choques (0-3 ante Portugal, 0-1 ante Bulgaria y 0-3 ante Ghana). Fue cesado por los malos resultados y por la mala imagen del equipo.

El croata Krunoslav Jurcic tomó las riendas de los hijos del desierto de forma interina hasta el mes de enero de 2018, cuando la Federación de Arabia Saudí alcanzó un acuerdo con Juan Antonio Pizzi, quien fue quien empezó el Mundial de Rusia. La derrota por 5-0 ante los anfitriones en el estreno mundialista provocó un enfado en la Federación saudita e incluso se rumoreó que el argentino iba a ser cesado de forma inmediata. Sin embargo no ha sido así y parece que se mantendrá en el cargo hasta el final del torneo para alcanzar los siete meses al frente del equipo, casi un récord a tenor lo vivido en los últimos años en Arabia Saudí con 6 técnicos diferentes en apenas cuatro años.

Share Button